jueves, 5 de julio de 2012

El tiempo pasa, tú permaneces.

Esa noche fue la más oscura de mi vida, te fuiste lentamente pero yo supuse que era para siempre...
Si tan solo hubieras entendido la grandeza de mi amor tal vez habría tenido alguna esperanza.
Ha pasado un mes y puede que tu hayas rehecho tu vida, yo intento hacerlo con la mía pero te confieso que nunca pude arrancarme tus besos, tus caricias, tus palabras...

Sólo puedo verte en mis sueños callados, profundos y secretos, aún mi corazón no entiendo que ya no te pertenece.
Me prometí a mi misma desprenderme de ti, día a día, pero no encuentro la salida.
No se si algún día despertaré sin pensar en ti y no sé si algún día me podré liberar de tu recuerdo.

Daría todo por un abrazo, por sentir tu calor, por revivir nuestras noches que sigo recordando en el vacío...
Me prometí olvidarte, volver a empezar, pero no he podido y no sé si lo lograré algún día.
Lo intento y me odio por no poder borrarte de mi mente, por obstinarme cada vez que te veo en alguna parte feliz y sonriendo, es inútil, te sigo esperando.

Cada atardecer, cada estrella, cada momento que pasé junto a ti lo guardaré en el rincón más profundo de mis recuerdos.
Publicar un comentario