jueves, 13 de agosto de 2009

Regreso de las vacaciones.



Como cada año las vacaciones se acaban y debemos volver al día a día de cada día a esperar el puente del día del trabajador, de Todos los Santos o la Navidad.
Como cada año nos debemos enfrentar a desmontar una casa para después que pasa unas horas, más o menos tensan (por el trafico), nos encontramos que las tenemos que deshacer, la ropa arrugada, la nevera vacía, los cristales y los muebles sucios, la lavadora que pierde agua y algunas veces que el salón o alguna de las habitaciones tienen un gran mancha en la pared porque el vecino no para de ahogar las flores y me llenó la casa de humedades.

Eso es a grandes rasgos lo que nos encontramos todos al volver de vacaciones. Otras familias se enfrentan a la compra de libros y uniformes, zapatos, mochilas, incluso a algunos examen que quedaron para septiembre.
Todo esto que parece un problema muy grande, la verdad es que simplemente hay que dejar que pasen el día para volver a acostumbrarnos a la rutina que hace un mes dejáramos aparcada para romper el ritmo y ahora es volver a coger la forma, como les ocurre a los deportistas.
La verdad es que yo no tengo esos problemas, aunque si otros. Yo cambiaré la maleta por la mochila, las chanclas por los tenis, la cerveza por el lápiz y la playa por el instituto y empezaré en un centro nuevo, seré la novata, haré un ciclo medio de restaurante y bar. Ya os contaré.

Con ésto sólo os quiero decir que las vacaciones no terminan en Agosto, sino que pueden seguir cualquier fin de semana o cualquier día libre.
Por eso no hay que preocuparse, y vivir el día a día como si fuera el último.
Publicar un comentario