martes, 10 de septiembre de 2013

Somos una.

¿Por qué te amo tanto?


¿Qué hiciste de mí?


¿Esto es real?

Son preguntas que me hago a diario. Preguntas a las que jamás le busco respuestas.

Te admito que vivo atormentada por lo que pueda pasar, por si sale algo mal, o por si todo esto que hoy nos desborda algún día se extingue. Dispersado en el horizonte. Miedo a que te agobies, canses o cualquier motivo que se pueda tener en esos casos.

Antes de que me digas nada (porque sé que lo harás) debo decirte una pequeña cosa.

Ese miedo, ese gran miedo que he tenido durante casi toda mi vida, está desapareciendo cada día un poco más. Haces que me olvide de todo, de verdad. Es como si un día me despierto feliz, olvide la ansiedad, el temor, el odio, el rencor...

Cada día me haces sentir un sentimiento diferente, una experiencia nueva.
Cuando me dices Buenos días, preciosa. siento esa alegría que siente un paralítico, cuando se levanta de la silla, pone sus pies descalzos en el húmedo césped.

Me parece increíble que sin habernos visto aún, sin habernos sentido, tengo tanto sentimientos dentro de mí.
Es algo inexplicable.
Deseo tanto verte, abrazarte, BESARTE.
Has pasado de ser una seguidora de Twitter a ser lo más importante de mi vida. Mi confidente.
 ¡Y TODO ESTO EN MENOS DE UN MES!
Cualquiera diría que esto es de locos. Pero no, estamos tan felices juntas que nos importa una mierda el resto.
Y quiero todo para las dos. Quiero vivir alegrías y tristezas contigo. Compartir música, películas, vivencias, compartirlo todo contigo.

Haré de ti la mujer más feliz del mundo. Irás por la calle y todas personas envidiarán tu sonrisa, preguntándose cual sería el motivo de tu felicidad, yo. Haremos de todo juntas.
Combatiremos la ansiedad juntas, nuestras pesadillas, nuestros miedos. Inventaremos recetas de cocina con los ingredientes que nos gusten a las dos, ¡SIEMPRE HABRÁ CERVEZA Y HELADO EN LA NEVERA!
Te haré una pizza, completamente casera, enorme cuando estés triste. Pondremos frases de Acción poética por toda la casa y en nuestra habitación estarán las marcas de nuestras manos, tal y como a ti te gusta. Tendremos la tabla de labores que hacer en casa en la nevera y muchas decoraciones extrañas y divertidas por doquier. Veríamos muchísimas películas acurrucadas en el sofá.
Y lo más importante, siempre estará el CD de Marea puesto en la minicadena.

Te trataré como a una reina, mi reina. Decoraremos la casa juntas y tendremos a nuestro pequeño, al que tú llamarás Aceituna. Nuestro mimado de la casa. Seríamos una pequeña gran familia. Tendrás la esquina de la burbuja, tu burbuja. Ese rincón en el que podrás evadirte del mundo, pensar tus cosas, leer y escribir, o simplemente estar ahí. Serás la niña consentida de la casa, mi niña.

Podremos con todo, sé que podremos con todo. Nos apoyaremos en todo.
Por estos motivos he perdido parte del miedo que inundaba mi mente, ese temible y poderoso temor.
Porque sé que siempre estarás ahí. Aunque nos separen 6.889'13 Kilómetros (más o menos) te siento a mi lado.
Que los Kilómetros separan cuerpos, no corazones. Es una realidad muy grande y nuestro amor lo confirma.
Con tanta distancia entre las dos y que, aún así, decidamos enamorarnos y ser felices juntas.
Se que estarás aquí, que falta muy poco para poder abrazarte. Eso es lo que me da fuerzas para continuar, para poder soportarlo absolutamente todo. Siempre dices que me admiras por ser fuerte, soy fuerte porque estás a mi lado, porque siento que tengo que luchar por ti. Antes sobrevivía, no vivía como estoy viviendo la vida, disfrutando cada segundo que escucho tu dulce voz.

Mi corazón late por ti, para ti. Un concierto que te dedica en la lejanía.






"Todo lo que hagamos con el alma sera para ti y para mi, será para nuestra calma"








Publicar un comentario